Descubro mi lugar: La joven de 21 a 28 años

por Elena Caballero  06-04-2020

De los 21 a los 28 años llega una etapa viajera. Es el momento de atravesar las tempestades emocionales, enfrentarse a ellas y tratar de apaciguarlas, aunque no siempre sea fácil. Destapo mis cartas por dentro y vivo mi vida como si fuera un juego.

Vivencias del cuarto septenio

Descubro mi lugar: La joven de 21 a 28 años

Mantengo cierta ebullición interior y, a la vez, voy desechando las normas y creencias de la formación recibida que menos tienen que ver conmigo. Con lo forjado puedo auto educarme y hacerme cargo de mi persona. Las dudas aún me acompañan, y no sé si la carrera o profesión elegidas tendrán mucho que ver con mis sueños.


Mi mayor desafío en estos años es aprender a relacionarme con los demás, especialmente con aquellas personas que me atraen. La urgencia de asumir mis propios miedos me va haciendo más independiente. Todos los humanos somos un cúmulo de fortalezas y debilidades. También aprovecho para liberar al supuesto personaje de cuento del entuerto de rescatarme de todo mal.


Hacia el final de este septenio, entro en crisis con lo que fui, lo que soy y lo que quiero ser. Me paro y observo. Escuchar a la par a mi razón y a mi corazón me ayudará a madurar.


Dicen que, en este tiempo, se abre la puerta hacia el inconsciente y se entra en resonancia íntima con la humanidad. Resulta más fácil conectar con la dimensión de lo sagrado. Muchos artistas culminan a esta edad algunas de sus grandes obras.


¿Puedo alcanzar mis ideales? 


¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies