El retiro en movimiento por Naeema  04-08-2019

Cuerpo y experiencia

¿Para qué un Retiro de Movimiento? Un retiro en movimiento es una invitación al interior de ti mismo. El pasar unos cuantos días en un espacio-tiempo dedicado a ti ya te trae un antes y un después a tu vida. En ocasiones, esta experiencia va acompañada de una actividad corporal y la vivencia grupal, que crean un ambiente mágico y de conexión.

¿Por qué el cuerpo ? El cuerpo guarda la memoria de todas las experiencias de tu vida, es el primer vehículo de la comunicación, el abrazo, la caricia, la alimentación, la mirada, la voz, todo confluye a imprimir, hacer marcas, sellos o indicios de la forma en la que fue experimentada cada vivencia. Única y personal.

El cuerpo energético con sus siete chakras principales, tienen características que los definen en lo físico, lo emocional y lo espiritual, siendo el camino de la vida una trayectoria en donde cada centro se manifiesta, a cada paso, de un modo particular y en una combinación específica en su conjunto. Por lo tanto, el encuentro desde ellos, nos permite examinar, presenciar (estar presente) en este reflejarse del estado en el que estamos aquí y ahora de nuestro cuerpo-emoción-espíritu. En un retiro todo está destinado a contener con amor, aceptación y respeto la forma y el contenido expresivo posible de cada uno de los participantes.

Transitar, a través de la propuesta del conductor de la experiencia, danzando, con la música elegida especialmente para activar la circulación de energía de cada centro, descubre en cada quién, potencialidades dormidas al tiempo que abre puertas a lo atascado, por algún motivo protegido, obstruido.

“Cada encuentro es un reencuentro” nos recuerda el Dr. Pichon Riviere, padre de la Psicología Social, en esta frase.

El grupo, la circularidad; permite el intercambio de miradas, gestos, contactos, que despiertan emociones, imágenes, situaciones vividas, que dan la maravillosa oportunidad de ser trabajadas, amasadas y recicladas en la búsqueda de armonía y bienestar. Las resonancias y consonancias que van surgiendo, revelan las sintonías múltiples de lo que nos convoca como humanos.

El retiro, la estadía prolongada y de convivencia, compartir, intercambiar, estar, produce un efecto de profundización del vínculo con uno mismo y con los otros,que  se refleja luego en la vida misma. Los que ya pasaron por esta experiencia así lo definen, un antes y un después.

Podemos pasar por la vida sin darnos cuenta, repitiendo conductas que nos traen desdicha, encontrándonos en situaciones dilemáticas, sin saber cómo salir y volviendo a sentir impotencia, o peleando con los mensajes del cuerpo como si fuera nuestro enemigo. Las formas en las que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás, o con las distintas situaciones de la vida, surgen de manera directa y sin vueltas a través del trabajo corporal. “El cuerpo no miente” hemos escuchado tanto. Y no solo no miente, sino que vehiculiza rápida y auténticamente el escenario interno hacia el exterior con la consiguiente posibilidad de transformación.

El Retiro es una oportunidad única y extraordinaria, guiada y contenida amorosamente por profesionales especialistas que hacen de esta experiencia algo transformador; difícil de explicar con palabras.

¿Te ha parecido interesante?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies