Meditar con mantras

por Pilar Cortés Capilla  31-12-2019

La Ciencia del Naad

“Naad” quiere decir “armonía”, un proceso de armonía por el cual el “Aad”, la infinidad, se puede experimentar. Naad es el sonido básico de todas las lenguas a través de todas las épocas. Es el código universal implícito en el lenguaje y en la comunicación humana.

La ciencia del Naad funciona a través del movimiento de la lengua en la boca, por medio del lenguaje y de la química del cerebro. 


La palabra produce un sonido que vibra. Esa vibración genera unas ondas con una frecuencia determinada que provoca cambios a nivel cerebral.


Un mantra es una corriente de sonido que afina y controla la vibración mental. Los mantras que vamos a usar elevan y modifican la conciencia por medio de una vibración creada por su repetición rítmica, acompañados de una respiración concreta, una postura, una focalización de la mirada y un mudra o posición de las manos.


Los mantras actúan sobre nuestra mente reduciendo los bucles del pensamiento fantasioso, producto del falso ego. La repetición consciente del mantra corta (sha) la necesidad de control de la mente racional (bad), permitiéndonos conectar con aquella realidad que sucede más allá de la lógica (gurú). Shabad Guru significa la corriente sonora que corta el ego y quita la ignorancia.


Para hacer los mantras más efectivos tendremos en cuenta:


– El RITMO, manteniéndolo firme y preciso.

– La PROYECCIÓN, proyecta tu prana (energía vital) desde la pureza de tu alma.

– La PRONUNCIACION, utilizando la justa presión de la lengua en los puntos meridianos del paladar.


Recitar un mantra no es cantarlo, sino hacerlo vibrar. Esa vibración libera en tu cuerpo una gran cantidad de energía; si consigues que vibre tu cabeza, tu pecho, tu corazón, tu ombligo y tu pelvis, vas a estimular todos los canales energéticos de tu cuerpo.


Beneficios de cantar mantras:


– Mejora la concentración.

– Control de la respiración.

– Disminución de la frecuencia cardíaca.

– Disminución de la presión arterial.

– Reducción de las hormonas del estrés.

– Mejora la circulación linfática.

– Libera endorfinas, las que nos hacen sentir bien.

– Aumenta las funciones del sistema inmunológico.


Ésto explica la razón por la que nos sentimos tan bien cuando cantamos. En esta sociedad en la que estamos abrumados por la cantidad de estímulos exteriores y de información, tener esta herramienta para calmar la mente y conectarnos con nosotros mismos, es un regalo. ¡Utilízalo! ¡Sat Nam!


¿Te ha parecido interesante?

Retiros Recomendados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies