¿Por qué hacer un retiro?

por Test  14-01-2019

Asistir a un retiro de fin de semana, un puente o vacaciones conlleva alguna inversión, tanto económica como de tiempo. Además, si nunca has asistido a uno, es normal que te lo pienses y te asalten dudas como “no sé qué me voy a encontrar”, “nunca he hecho algo así”. Esto es lo más habitual, y totalmente normal.

¿Por qué hacer un retiro?

Conozco muy pocos casos de personas que hayamos asistido a un retiro y no hayamos dicho al salir ¡MENUDO REGALO, TENGO QUE HACER ESTO MÁS VECES!


Un trabajo profundo


Normalmente, nuestra ajetreada vida no nos invita mucho a parar, a escucharnos, a indagar, en definitiva a conocernos. Nuestra mente está acostumbrada a vagar de un lado a otro, siempre pensando en la siguiente ocupación o tarea a realizar, en una interminable corriente de pensamientos, juicios, expectativas que nos quitan mucha energía. Todo nuestro cuerpo y mente agradece muchísimo el poder parar unos días para entrar en este “modo escucha”, en escuchar nuestro cuerpo, escuchar nuestra mente, en un ambiente preparado para ello, donde no tienes que preocuparte por nada, es un auténtico regalo que además repercute muy positivamente en tu vida, en tus relaciones, en tu trabajo, en definitiva, en tu bienestar.


Relaciones auténticas


Lo que ocurre en los retiros siempre me ha parecido “mágico”. El hecho de estar unos días, conviviendo y compartiendo de corazón con otras personas, la mayoría de las cuales no habías visto antes!, y expresar tus dificultades, tus resistencias, tu vulnerabilidad, para poder traspasarlas y sanar… juntos… uau, no tiene precio.


Estamos “hechos” para relacionarnos, para abrirnos y compartir con honestidad y apertura con otras personas, para reconocer que “no hay diferencias”


En nuestra ajetreada vida no tenemos oportunidad de relacionarnos de forma auténtica, nos relacionamos de manera bastante superficial, controlada, tendiendo a esconder nuestras emociones y debilidades detrás de una gruesa y pesada máscara. Ocultamos nuestra ternura, nuestras debilidades, nuestros miedos y anhelos profundos, haciendo vivir una vida desconectada de la vida!


Sin embargo en los retiros de fin de semana, las relaciones auténticas florecen de forma casi espontánea, a través de las vivencias en sala, y el compartir en los tiempos libres y comidas se hacen vínculos muy sanos, bonitos y auténticos entre los asistentes. Yo todavía sigo en contacto con amigos de mis primeros retiros, hace más de 20 años!, son en verdad, relaciones muy especiales.



Encuentra tu retiro


Cuando yo empecé a hacer mis retiros, había realmente muy poca oferta!, en cuanto salía uno que me gustase yo me lo apuntaba y reservaba la fecha con mucha antelación!. Afortunadamente, hoy en día la oferta es variadísima. Algunos están más enfocados en el cuidado y la atención al cuerpo, hay retiros exclusivamente de yoga, otros en el aprendizaje de alguna técnica o terapia concreta, hay retiros encadenados con los que puedes tener una formación, otros sencillamente son de estricto silencio…


A la hora de escoger tu retiro, mi consejo es “escúchate” y déjate guiar por tu intuición, seguro que no te decepciona. 


Y lo mejor es que, además de hacer un bonito y sanador trabajo interior, los retiros suele ser una experiencia muy divertida, ¿Qué más puedes pedir?

¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies