Retiro espiritual sin miedo

por Kiku Mistu Thou  14-11-2018

No debemos tener miedo a usar la expresión RETIRO ESPIRITUAL para referirnos a nuestros retiros. Si analizamos las dos palabras que componen la frase, veremos como en realidad es una expresión sencilla, cercana, bella y incluso exacta, que deberíamos usar y practicar más.

La expresión RETIRO ESPIRITUAL

Retiro espiritual sin miedo

Por un lado está la palabra RETIRO:


La noción de retiro, receso, recreo (espiritual o recreativo) se utiliza para nombrar a la práctica que implica alejarse por un tiempo de las obligaciones cotidianas y de los asuntos materiales para dedicarse a la contemplación, la meditación, o a la recreación.


Por lo general se considera que el retiro es una forma de acercarse a uno mismo (o a aquello que trasciende de uno mismo). A través de la concentración, la atención, la contemplación, la relajación, la meditación, la lectura, los paseos, la música, la belleza, la poesía, el silencio, la dieta sana… una persona puede dejar de lado sus problemas terrenales, recrearse y entregarse a cuestiones más profundas o elevadas.

Retiro espiritual sin miedo



RETIRO significa precisamente eso, RETIRARSE, apartarse del lugar donde uno vive habitualmente y dejar de hacer lo que uno hace habitualmente para cambiarlo, durante unas horas o días, por nuevas acciones a menudo más saludables, como por ejemplo: estar en silencio, meditar, pasear, comer sano, hacer ejercicio , hacer yoga, pasear atentamente, contemplar la vida, estar atento a lo que nos rodea, restablecer nuestro horario biológico, no ver la TV, no leer la prensa, no usar las redes sociales, no fumar, no beber alcohol…o al menos reducir su uso y consumo. Acciones, todas ellas, que si se pone el mínimo debido interés se pueden convertir en un hábito.


Por otro lado está la palabra ESPIRITUAL:


En muchas tradiciones, la palabra “espíritu” se refiere a fuerza de vida, la energía básica del ser. En términos simbólicos, el espíritu es el aliento de la vida. El hebreo ruah, el griego pneuma, el latín spiritus y el sánscrito prajna todos significan tanto “aliento” como “espíritu”. Tradicionalmente, esta fuerza de vida se ve manifestada en nuestro amor; en las pasiones e inspiraciones que nos motivan y nos conectan con el mundo y unos a otros.

Según la profesora Carole Crumley, la espiritualidad tiene que ver con las fuerzas fundamentales que impulsan nuestras vidas, nuestros amores, pasiones y preocupaciones más profundos.


Es la fuente de nuestro sentido de significado y de nuestra voluntad de vivir, el origen de nuestros deseos, valores y sueños más profundos. La espiritualidad es entonces, no una cosa aparte de nuestras vidas sino que es la fuente de energía fundamental que
alimenta todas nuestras emociones, relaciones, trabajo y todo lo demás que consideramos significativo.
Contrario a la creencia popular, la espiritualidad no es algo especial o extraordinario.


Por el contrario, es algo totalmente ordinario y completamente natural. Todas las personas tienen una vida espiritual.

Espiritualidad tiene que ver con creatividad, con poesía, con música, con bailar, con cantar, con respirar, con caminar, con comer, con amar, con ser libre. Eso es precisamente lo que consigue la espiritualidad, desarrollar tu libertad.


Todas aquellas actividades donde interviene el alma son actividades espirituales. Y cuales son las actividades en las que interviene el alma? La respuesta es muy simple: las actividades que se hacen desde el corazón. Y cuales son las actividades que se hacen desde el corazón? Aquellas a las que no les ponemos mente. Aquellas acciones en las que no interviene el pensamiento.


La mente siempre analítica y calculadora, siempre hace las cosas a cambio de otras, siempre tiene en cuenta los posibles riesgos antes de iniciar una acción. La mente siempre sueña con los beneficios, nunca hace nada a cambio de nada. Siempre sintiéndose o por encima o por debajo de las circunstancias.



Retiro espiritual sin miedo

En cambio, cuando nos situamos en el corazón, no analizamos nada. No juzgamos nada. No esperamos nada a cambio. Nos situamos y nos sentimos en el mismo plano, ni más ni menos.


Nos hacemos uno con lo que hacemos. Nos fusionamos con la vida. Nos situamos en un mágico lugar donde nadie ni nada es más ni menos que nada ni nadie. Donde no hay ni gordos ni flacos, ni guapos ni feos, ni ricos ni pobres. Más allá del bien y del mal. Más allá de todo interés se sitúa el espíritu. A eso se le llama desplegar tu ser espiritual, o simplemente fluir, o amar. Hay que tener en cuenta que el amor no es tal no no es incondicional y universal. Ese es el verdadero y único amor, el amor espiritual.



En resumen, un RETIRO ESPIRITUAL sirve para encontrarnos todos juntos (si con uno mismo ya funciona, imaginad con dos, o tres, o seis o más…), encontrar lo mejor de nosotros mismos que descansa oculto en nuestro interior, dejarlo salir a fuera, desplegarlo y compartirlo. Eso es la ESPIRITUALIDAD, eso es un retiro espiritual. 

 

¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies