Una experiencia Chamánica Maya: Amanecer en el inframundo

por Test  09-11-2018

El artículo presente es el primero de una serie de 6 con continuidad narrativa y espiritual, aglutinados bajo el titulo : CHAMÁN.

Una experiencia Chamánica Maya: Amanecer en el inframundo

“Entonces no había ni gente, ni animales, ni árboles, ni piedras, ni nada. Todo era un erial desolado y sin límites. Encima de las llanuras el espacio yacía inmóvil; en tanto que, sobre el caos, descansaba la inmensidad del mar. Nada estaba junto ni ocupado. Lo de abajo no tenía semejanza con lo de arriba. Ninguna cosa se veía de pie. Solo se sentía la tranquilidad sorda de las aguas, las cuales parecía que se despeñaban en el abismo. En el silencio de las tinieblas vivían los dioses que se dicen; Tepeu, Gucumatz y Hurakán, cuyos nombres guardan los secretos de la creación, de la existencia y de la muerte, de la tierra y de los seres que la habitan”


Popol Vuh. Antiguas leyendas del Quiché


Una experiencia Chamánica Maya: Amanecer en el inframundo

Amanece en el Portal de Xibalbá *1. Una corriente de frío húmedo recorre mi piel, me acurruco en la hamaca mientras los ecos del último sueño se escapan sigilosamente dejando huellas que se van con la brisa, huellas que dejan pistas subconscientes atrapadas en la mosquitera. Algo sé: Anoche soñé, viví, y sentí este primer latido que describe mágicamente el libro sagrado de los Mayas *2.


Pienso que me gustaría dibujarlo, pero la descripción es tan exactamente inabarcable, que me resulta imposible representarla.
Miro a mi alrededor. Puedo ver la inmensidad de la selva perdiéndose en el horizonte en dirección a los cuatro puntos cardinales. El viento mueve la copa de los árboles, que se acarician. Juntos todos parecen un océano verde.


Desde la torre, con la mirada del águila, doy gracias por la vida. Y la vida me responde con su inabarcable canción. Pájaros, monos, reptiles, insectos. Todos tienen algo que contarme y aunque todos hablan a la vez, su voz incivilizada vibra a través de mi entendimiento, puedo sentir su mensaje salvaje. Bajo de la torre al tejado de la última planta de aquel fantástico edificio levantado por y para la espiritualidad universal.


Es un eco-edificio de diseño inimaginable, mas la realidad improbable pero posible, es que alguien lo imaginó y lo levantó. Alguien lo hizo posible, precisamente para entre otras intenciones, iniciarnos en el poder de la INTENCIÓN.


Todo en Xibalbá es intención, por eso aquel majestuoso espacio de inspiración, sanación y aprendizaje, se mantiene erguido en un equilibrio hermético. Descalzo, sintiendo la irregularidad de la superficie, suspendido sobre un tercer piso, con las hojas de los
árboles ahora rodeándome, me sumerjo en el Chi kung.


Una experiencia Chamánica Maya: Amanecer en el inframundo

Una hora más tarde me dirijo al centro de trabajo, al lado del Templo de Xibalbá, del Temazcal *3 y de la cocina improvisada en la selva. Allí poco a poco, de un modo calmado y constante, como sale el sol, todos llegaremos a tiempo, para reunir a la familia, abrazarnos, preparar juntos la fruta y desayunar.


La jornada transcurre pesada y gratificante. El trabajo es duro. Estamos construyendo yurtas, domos y lavabos dentro de la selva. Lo hacemos de un modo respetuoso con el entorno. Hemos hecho ese pacto de protección mutua con la selva.


Lógicamente cada vez que limpio un terreno de jungla, aparecen alacranes y arañas. Hace semanas pensaba en irme y buscar la comodidad cada día, ahora ando descalzo.
Nada me ataca, y todo veneno se convierte en medicina. Cada segundo tengo más energía. También el cuerpo se está transformando. Una fuerza sobrenatural me alimenta.


Todo es medicina en la selva, y también comida y materia prima. Anoche se cayó el cielo en forma de tormenta tropical, hoy caerán frutas que nos alimentarán y ramas de los árboles, que nos regalan vigas de dura madera exótica para la construcción de la eco aldea.


Seguramente si has llegado a esta altura del artículo te preguntarás quién soy, donde estoy y qué hago aquí exactamente.


Las respuestas las encontrarás en el siguiente artículo: LOS ABUELOS


Notas*:



0* En dirección a Xibalbá existía un cruce de caminos, uno de cada color en representación de los cuatro puntos cardinales:


El Camino Negro, en dirección al Oeste (“Chikin”)


El Camino Blanco en dirección al Norte (“Xaman”)


El Camino Rojo en dirección al Este (“Likin”)


El Camino Amarillo en dirección al Sur (“Nohol”)


El Camino Negro era el que llevaba directamente a la ciudad de Xibalbá.


1* Xibalbá es el inframundo, el mundo subterráneo regido por las divinidades de la enfermedad y la muerte: Hun-Camé y Vucub-Camé.


2* Mayas: fue una civilización mesoamericana desarrollada por los pueblos mayas, que destacó en América por su escritura jeroglífica, uno de los pocos sistemas de escritura plenamente desarrollados del continente americano precolombino, así como por su arte, arquitectura y sistemas de matemática, astronomía y ecología.


3* Temazcal: Un temazcal (del náhuatl temazcalli, “casa donde se suda”, de temaz, “sudor”, y calli, “casa”), tiene una forma semiesférica y suele estar semienterrado. Dentro se participa en una ceremonia de purificación en relación a los elementos, en la que se colocan una cantidad determinada de piedras volcánicas incandescentes en el centro, se las humedece y se cierra la puerta dejando a los asistentes al rededor, en la más absoluta obscuridad.

¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies