"Sembrad enseguida la semilla de los buenos hábitos. Crecerá poco a poco". Sivananda

Patricia Valtierra Casado

Dicen que el Yoga llega a tu vida sólo y cuándo lo necesitas, y en mi caso así fue. Me acerqué a la práctica del yoga para tratar de mejorar los estados de ansiedad y estrés que sufría debido a la sobrecarga laboral y el exceso de responsabilidades. Encontré en la práctica ese momento que tanto necesitaba para estar conmigo misma, para aliviar mis dolencias físicas y emocionales, y para conectar con mi esencia tomando conciencia del equilibrio existente en la unidad del cuerpo y mente. Poco a poco se fue convirtiendo en el camino que deseaba seguir para ser feliz, transmitiendo a otras personas lo que esta maravillosa disciplina puede hacer por su bienestar y felicidad. A día de hoy me dedico por completo a la enseñanza del Yoga, disfrutando de sus grandes beneficios junto a tod@s mis alumn@s.

Retiros que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies